Sara hace que el deporte deje de ser una obligación y se convierta en un juego. Y eso es impagable cuando una se pasa la vida de obligación en obligación y mirando el reloj. Yo entrené casi 2 años con ella y estoy encantada de que pronto podamos volver a la carga!

Maryam,